Simplemente

8/21/2006 04:39:00 a.m. Quir-k (Juana Luján) 14 Comments

Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta.


Thomas Bailey Aldrich: Works, vol. 9, pág. 341 (1912).

14 tenían algo que decir: